Javier Benver: “Tener un estilo propio como artista es una ventaja”

Animación

¿Puede un artista con una formación clásica reinventarse y hacerse un hueco en el sector digital? La respuesta es sencilla: Si, y Javier Benítez Vera (conocido por su nickname Javier Benver) es un claro ejemplo. Empezó su carrera profesional como ilustrador para una reconocida revista en papel y, hoy en día, es una figura destacada en el sector del 3D. Durante los últimos años ha participado en proyectos para empresas de videojuegos, realidad virtual y producciones de Animación.

 

¿Cuándo y porqué decidiste dedicarte al digital sculpting?

Trabajando como ilustrador para una revista en 2010 me topé con una ilustración en 3D realizada en ZBrush. Investigando un poco, encontré a un arquitecto que conocía el software, contacté con él y me enseño las principales herramientas del programa. Me gustó tanto que, poco a poco, hice la transición del 2D al 3D.

 

¿Qué te movió a hacer esta transición?

El 3D tiene tanto trabajo de creación como el 2D, pero como artista te permite sacarle más partido a tu proyecto. El modelado en 3D permite jugar a 360º, es decir, ofrece más juego ya que podemos jugar con la perspectiva y los materiales.

 

 

De tu trayectoria hasta el momento ¿qué proyectos destacarías?

El primer proyecto en el que trabajé, una producción de Animación sobre dinosaurios para el programa ‘Kukurota’. En ella diseñé personajes para animación.

Diversos juegos para móvil y de realidad virtual como ‘Dark Steel’ y ‘Undead Citadel’.

También destacaría las experiencias de realidad virtual creada para el espectáculo ‘Messi10’ del Cirque du Soleil. En este proyecto, junto a otras empresas, escaneamos a Lionel Messi y diseñamos el doble digital del jugador.

¿Cómo has vivido estos últimos dos años?

Para mí en 2020 todo cambió. Tras años dedicándome a proyectos hiperrealistas quise centrarme en un estilo cartoon estilizado. Justo antes de la pandemia me tomé unos meses para hacer 1 portafolio centrado en mi estilo. 2020 ha supuesto un punto de inflexión en mi carrera: de ser un artista más, una pieza dentro del engranaje de una empresa, he apostado por ser un artista con voz propia.

 

¿Y cómo es esta voz?

Podría definir mi estilo como estilizado – cartoon. Para mi el cartoon es más grotesco y exagerado. El estilizado está a medio camino entre Bob Esponja y el realismo.

 

¿Tener un estilo tan marcado puede ir a favor o en contra del artista?

Sin duda, es un punto a favor dado que te da personalidad. Las empresas te buscan por lo que haces. Si quieres encajar en cualquier empresa tienes que tener un estilo más neutro. Con un estilo marcado, sólo encajas en ciertas empresas. Sin duda, limitas tu rango de acción, pero adquieres identidad.

 

¿Cuáles son las cualidades que debe tener una profesional que se quiera dedicar a esto?

  • Paciencia: tener claro que todo lo que tiene calidad lleva mucho trabajo detrás.
  • Autocrítica: está bien que pidas feedback a otros, pero debes tener suficiente criterio para saber qué está bien y qué está mal en tu portafolio.
  • Persistencia: trabajo, trabajo y trabajo. Para estar seguro como artista debes trabajar muchísimo.

 

¿Cómo te mantienes al día de las novedades del sector?

No hay que estar obsesionado con la actualización de conocimientos, pero si estar conectado con las novedades de la industria y actualizarse de vez en cuando. Yo lo hago con directos de Pixologic y Substance Painter, entre otros. Lo esencial para trabajar en el sector es tener muy claras las bases del oficio y el flujo de trabajo.

 

Para terminar, ¿qué consejo darías a nuestros estudiantes?

Que apuesten por hacer visibles, no pueden esperar a que les llamen. Deben salir a pelear, poner tener su portafolio actualizado, ser constantes y tener mucha disciplina. Las redes sociales son un buen aliado para darse a conocer. Pueden salir grandes propuestas de trabajo de cualquiera de ellas.

 

Acerca de Javier

Javier empezó su carrera artística realizando ilustraciones semanales para una conocida revista española. Explorando nuevas técnicas para mejorar sus ilustraciones entró en contacto con el programa Zbrush y, según él mismo comenta, «fue amor a primera vista». Decidió estudiar 3D y especializarse como modelador de personajes y entornos. Ha trabajado para diversas compañías de videojuegos y productoras de Animación de prestigio internacional.

Portfolio ArtStation